Secadora o lavadora secadora: ¿un lujo innecesario?

Secar la ropa en el hogar puede ser problemático, singularmente en las frías noches de invierno y otoño, o en el momento en que habitamos pisos pequeños, donde el tendedero es voluminoso. Además de esto, la ropa que se deja secar en habitaciones pequeñas tiene la posibilidad de tener un fragancia desapacible. Todos estos inconvenientes se tienen la posibilidad de arreglar con un secador automático.

decoración de baño moderna

¿Secadora o lavadora secadora?

Al elegir obtener una herramienta de secado automático, nos encaramos a una decisión entre lavadora-secadora y secadora. La lavadora-secadora combina las funcionalidades de los 2 electrodomésticos: al no tener que desplazar cosas de un electrodoméstico a otro, ahorramos espacio y tiempo. No obstante, no es tan eficaz como la secadora, pues la carga máxima de secado es menor que la de lavado (muy de forma frecuente 2 ciclos de secado corresponden a un período de lavado). 2 electrodomésticos separados le dejan lavar la ropa y secar la ropa ahora lavada al tiempo. La falla de un aparato no posee ningún encontronazo en el desempeño del otro. Además de esto, los secadores automáticos tienen la capacidad de secar de 7 a 9 kg de carga en el transcurso de un período.

ventajas y desventajas de secadoras automáticas
ventajas y desventajas de secadoras automáticas

Virtudes del secador sin dependencia

1. Merced a la secadora no debemos tender la ropa ni llevar a cabo espacios donde poner un tendedero. No debemos estar preocupados por el tiempo exterior.

2. La secadora nos ahorra tiempo: es la mejor forma de secar la ropa velozmente y la ropa se puede poner justo después de secarse.

3. La ropa que se saca de la secadora siempre y en todo momento está fragante.

4. La secadora eléctrica es una increíble forma de eliminar el pelo de perro o gato de la ropa, puesto que se quitan a lo largo del secado.

Desventajas de la secadora separada.

1. No todos y cada uno de los tejidos están permitidos para el secado mecánico. Las prendas frágiles de seda o cachemira tienen que secarse de la forma clásico. ¡Antes de poner la ropa en la secadora, mira la etiqueta!

2. El consumo de energía de la secadora es altísimo, de manera frecuente los aparatos de esta clase tienen una clase de eficacia energética baja. El enfriamiento de los condensadores asimismo necesita la utilización de agua. Todo lo mencionado crea gastos auxiliares, y el valor de las secadoras en sí es ya bastante prominente.

3. Ciertas lonas, tras secarse de manera automática, particularmente las sintéticas, se arrugan y son bien difíciles de planchar. Por esta razón, en el momento de seleccionar una secadora vale la pena decantarse por un modelo con función antiarrugas o con tecnología de vapor.

Deja una respuesta