¿Cocina de gas o eléctrica?

La encimera es uno de los elementos que conforman el triángulo de trabajo, que es la parte más importante de la cocina. Hoy en día, la elección de cocinas es realmente amplia, por lo que tenemos placas de gas (con horno de gas o eléctrico) o placas eléctricas que a su vez se dividen en placas de hierro fundido, vitrocerámica o de inducción. ¿Cómo tomar la decisión correcta y encontrar la mejor solución para nuestro hogar?

Placa de gas: ventajas y desventajas.
Placa de gas: ventajas y desventajas.

Placa de gas: ventajas y desventajas.

Entre las mayores ventajas del horno de gas podemos enumerar el precio (desde unos 100 €) y una baja tasa de averías. También es posible utilizarlo cuando falla la luz, lo que es de particular importancia para las personas que viven lejos de las ciudades. El uso de la encimera de gas en sí no requiere una gran contribución monetaria, ya que los precios del gas son bastante bajos. Además, según opiniones muy difundidas, los platos cocinados en una placa de gas son más sabrosos, lo que explica el uso de este tipo de horno en los restaurantes. La encimera de gas no requiere el uso de ollas especiales, podemos preparar los platos tanto con el wok como con el asador.

El horno de gas parece, a primera vista, una excelente solución, pero también tiene sus inconvenientes. En primer lugar, es más peligroso que sus competidores eléctricos: existe el riesgo de quemaduras o las líneas de gas pueden desarrollar fugas, por lo que requiere controles técnicos frecuentes. Además, no podemos olvidar la alta dispersión de energía: ¡al cocinar en la estufa de gas utilizamos solo el 40% de la energía producida! No es fácil de limpiar, ya que está lleno de rincones de difícil acceso donde se acumula la suciedad. Cocinar en este tipo de horno provoca emisiones de gases nocivos que también pueden manchar las ollas o el espacio circundante.

Horno eléctrico: ventajas y desventajas.

Horno eléctrico: ventajas y desventajas.

Las placas eléctricas de hierro fundido son la peor opción entre las cocinas eléctricas: aunque son baratas, son difíciles de limpiar y tienen una baja eficiencia. Las placas de vitrocerámica serán sin duda una mejor opción; en este caso, los elementos calefactores se encuentran debajo de una superficie estética y uniforme. Están equipados con paneles táctiles que facilitan el control del calor y se pueden bloquear para que no sean utilizados por los niños. La solución más moderna y al mismo tiempo más cara son las placas de inducción. Debajo de una superficie vitrocerámica hay bobinas especiales que generan un campo magnético. En este caso, la cocción es mucho más rápida y con un bajo consumo energético. El calor se produce solo en la sartén y no en toda la superficie de la encimera. El diseño de esta cocina es perfecto para cocinas modernas y la limpieza de la placa vitrocerámica es sumamente sencilla.

¿Cuáles son las desventajas de las cocinas eléctricas? Cuando se corta la luz, no podemos cocinar nada. Las placas de vitrocerámica se calientan lentamente, lo que eleva los costes de uso. Las placas de inducción, por otro lado, requieren el uso de ollas ferromagnéticas especiales.

Deja una respuesta