¿Cocina abierta o cerrada? Ventajas y desventajas de ambas soluciones.

Es la cocina, y no la sala, el corazón de la vida familiar. Celebrar las comidas junto con los seres queridos es fundamental para forjar lazos familiares. Al amueblar la cocina debemos tener en cuenta las necesidades de todos los habitantes de la casa. Por esta razón, es una de las decisiones más importantes a tomar a la hora de diseñar el espacio habitable. Al elegir entre la cocina abierta o cerrada debemos tener en cuenta el estilo de vida y hábitos en cuanto a la preparación de las comidas. Vale la pena hacer las preguntas: si la cocina se usará solo para preparar comidas o incluso para comer, ¿con qué frecuencia la usaremos y cuánto espacio necesitará nuestra familia?

Cocina abierta – ventajas

La cocina abierta es perfecta cuando tienes unos metros cuadrados disponibles ya que aumenta ópticamente el espacio. Gracias a esta intervención, el espacio se vuelve más flexible, podemos adaptarlo a nuestras necesidades actuales, en la mesa también podemos trabajar, jugar, estudiar o dedicarnos a nuestro hobby. Todo esto mejora la funcionalidad: no necesitamos dos mesas (una para una comida rápida en la cocina y otra más grande para toda la familia) y el espacio abierto permite una mejor comunicación con las personas en el área de la sala de estar. La cocina abierta promueve la integración y lo ayuda a pasar más tiempo con sus seres queridos; mientras cocina, aún puede participar en la vida familiar y luego no tiene que abandonar a sus invitados para verificar el nivel de cocción de sus comidas. También puede vigilar a los niños pequeños cuando tenga dificultades con la preparación de alimentos. La cocina abierta nos ofrece muchas soluciones de decoración (por ejemplo isla o encimera) pero al mismo tiempo nos obliga a prestar atención al aspecto de los electrodomésticos.

Cocina abierta – desventajas

La mayor desventaja de la cocina abierta es la propagación de los olores de la cocina por toda la casa y el ruido de los electrodomésticos que también se puede escuchar en la sala de estar. En este caso, es necesario elegir electrodomésticos de bajo ruido. Sin embargo, no podemos evitar el ruido de las tareas domésticas cotidianas: sacar cubiertos o platos, el ruido del agua. Lamentablemente estos sonidos pueden molestar a los demás habitantes que se encuentran en esta zona. Los olores más fuertes de la cocina penetran las telas y la tapicería, mientras que la grasa y el vapor se acumulan en los muebles y equipos. La cocina abierta debe estar siempre ordenada y por ello es necesario no solo mantenerla limpia, sino reducir la cantidad de elementos que se guardan en el exterior para evitar el caos. En la cocina abierta no tenemos la posibilidad de limitar el acceso a los niños que están expuestos a accidentes peligrosos (sartén con aceite caliente, cuchillos afilados, vasos de vidrio que se rompen con facilidad). La cocina abierta al salón requiere que toda esta área sea presentable y por lo tanto el mobiliario, los accesorios y la luz deben elegirse cuidadosamente para que las soluciones estilísticas sean coherentes para todo el ambiente.

Cocina cerrada – ventajas

La elección de la cocina cerrada elimina todos los problemas relacionados con el espacio abierto y grande. Al aislar la cocina de otras estancias, evitamos la propagación de olores o ruidos no deseados. También podemos cuidar la seguridad de nuestros niños cerrando la puerta o instalando un portón de hierro perforado. Ese espacio no tiene que ser perfecto, simplemente cerramos la puerta y podemos ignorar el desorden y los platos para lavar después de la comida por un tiempo. Gracias a esta solución tenemos más libertad para colocar y elegir electrodomésticos, podemos optar por los de exterior que son más económicos que los modelos empotrados. Los electrodomésticos más pequeños se pueden colocar en el mostrador sin poner demasiado peso en el espacio. Es más fácil organizar la cocina desde un punto de vista ergonómico partiendo de la regla del triángulo de trabajo (tres áreas fundamentales: fregadero, frigorífico y encimera). Conseguimos más espacio y como resultado podemos amueblar la cocina con más muebles, los mostradores son más largos y tenemos más lugares disponibles para guardar alimentos y accesorios. Los mostradores se pueden utilizar a varios niveles de altura adaptados a las actividades que realizamos en la cocina. También podemos dejarnos llevar decorando nuestros interiores: es mejor si la casa es estilísticamente coherente, pero si todos los habitantes tienen diferentes preferencias estéticas, será más fácil encontrar un compromiso en interiores cerrados. En este caso, los diferentes estilos no crearán una desarmonía tan visible.

Cocina cerrada – desventajas

La cocina cerrada requiere más espacio que la cocina abierta y también es más difícil encontrar soluciones de mobiliario interesantes; muy a menudo no tenemos suficientes metros cuadrados disponibles para una isla o una mesa grande. Los espacios separados por una pared siempre parecen más pequeños que los que están abiertos. En las cocinas de este tipo debemos tener en cuenta el lugar para tomar comidas rápidas, la comunicación entre la cocina y la mesa grande se vuelve más difícil por el paso estrecho o la puerta cerrada. La ventana, que tendrá la función de intercambiar el aire y hacer más luminosa la cocina, es indispensable en este tipo de ambientes. Lamentablemente, la persona que cocina permanece separada del resto de habitantes de la casa y no participa de la vida familiar en la preparación de las comidas.

Cocina parcialmente abierta: ¿un compromiso?

Para aquellos que no pueden decidir cuál de las dos soluciones elegir, una alternativa interesante podría ser una cocina parcialmente abierta, es decir, separada de la sala de estar pero no completamente. La isla o península, además de dividir visualmente la cocina y el salón, puede tener funciones muy útiles. Este tipo de módulos pueden incluir el fregadero o actuar como superficie de apoyo para la preparación de alimentos. Otra solución podría ser la puerta corredera que podemos cerrar en una situación de emergencia, sin embargo es necesario prever el montaje de este elemento, ya en el momento de diseñar la casa, ya que requiere un espacio especial dentro de la pared. Un método más sencillo es el tabique móvil en forma de biombo, sillón gigante o escultura que también será un fuerte acento decorativo. Además, las distintas zonas se pueden indicar con diferentes colores: al optar por la cocina amueblada en tonos neutros y la sala de estar inmersa en colores intensos, podemos redirigir la mirada de los huéspedes hacia la sala de estar. Al diseñar la casa, vale la pena elegir un lugar especial para la cocina, puede ubicarse fuera del eje principal de la sala de estar, incluso si está abierta, su interior no será visible desde la sala de estar.

Deja una respuesta