¿Cocina abierta o cerrada? Ventajas y desventajas de ambas soluciones.

Es la cocina, y no la salón, el corazón de la vida familiar. Festejar las comidas adjuntado con los conocidos cercanos es primordial para forjar vínculos de familia. Al amueblar la cocina debemos tener en consideración las pretensiones de todos y cada uno de los pobladores de la vivienda. Por tal razón, se encuentra dentro de las resoluciones mucho más esenciales a tomar en el momento de diseñar el espacio habitable. Al escoger entre la cocina abierta o clausurada debemos tomar en consideración el modo de vida y hábitos en lo que se refiere a la preparación de las comidas. Merece la pena llevar a cabo las cuestiones: si la cocina se utilizará solo para elaborar comidas o aun para comer, ¿con qué continuidad la vamos a usar y cuánto espacio precisará nuestra familia?

Cocina abierta – virtudes

La cocina abierta es impecable en el momento en que tienes unos m2 libres en tanto que incrementa ópticamente el espacio. Merced a esta intervención, el espacio se regresa mucho más maleable, tenemos la posibilidad de amoldarlo a nuestras pretensiones recientes, en la mesa asimismo tenemos la posibilidad de trabajar, jugar, estudiar o dedicarnos a nuestro hábito. Todo lo mencionado optimización la ocupación: no requerimos 2 mesas (una para una comida rápida en la cocina y otra mucho más grande para toda la familia) y el lugar al aire libre deja una mejor comunicación con la gente en el área de la salón de estar. La cocina abierta fomenta la integración y lo asiste para pasar mucho más tiempo con sus conocidos cercanos; mientras que cocina, aún puede formar parte en la vida familiar y después no debe dejar a sus convidados para contrastar el nivel de cocción de sus comidas. Asimismo puede controlar a los pequeños pequeños en el momento en que tenga adversidades con la preparación de alimentos. La cocina abierta nos da muchas resoluciones de decoración (por servirnos de un ejemplo isla o encimera) pero al tiempo nos ordena a prestar atención al aspecto de los electrodomésticos.

Cocina abierta – desventajas

La mayor desventaja de la cocina abierta es la propagación de los fragancias de la cocina por toda la vivienda y el estruendos de los electrodomésticos que asimismo se puede oír en la salón de estar. En un caso así, es requisito escoger electrodomésticos de bajo estruendos. No obstante, no tenemos la posibilidad de eludir el estruendos de las tareas familiares diarias: sacar cubiertos o platos, el estruendos del agua. Tristemente estos sonidos tienen la posibilidad de incordiar a el resto pobladores que están en esta región. Los fragancias mucho más fuertes de la cocina penetran las lonas y la tapicería, al paso que la grasa y el vapor se amontonan en los muebles y equipos. La cocina abierta ha de estar siempre y en todo momento organizada y por este motivo es requisito no solo sostenerla limpia, sino más bien achicar la proporción de elementos que se guardan en el exterior para eludir el caos. En la cocina abierta no podemos limitar el ingreso a los pequeños que están expuestos a accidentes peligrosos (sartén con aceite ardiente, cuchillos afilados, vasos de vidrio que se rompen con sencillez). La cocina abierta al salón necesita que toda esta área sea presentable y por ende el moblaje, los complementos y la luz tienen que seleccionarse esmeradamente a fin de que las resoluciones estilísticas sean congruentes para todo el ámbito.

Cocina clausurada – virtudes

La decisión de la cocina clausurada suprime todos y cada uno de los inconvenientes relacionados con el lugar al aire libre y grande. Al aislar la cocina de otras estancias, eludimos la propagación de fragancias o ruidos no amigables. Asimismo tenemos la posibilidad de proteger la seguridad de nuestros pequeños cerrando la puerta o instalando un portón de hierro perforado. Ese espacio no debe ser especial, sencillamente cerramos la puerta y tenemos la posibilidad de ignorar el caos y los platos para lavar tras la comida por un tiempo. Merced a esta solución poseemos mucho más independencia para poner y escoger electrodomésticos, tenemos la posibilidad de decantarse por los de exterior que son mucho más económicos que los modelos empotrados. Los electrodomésticos mucho más pequeños se tienen la posibilidad de poner en el mostrador sin poner bastante peso en el espacio. Es mucho más simple ordenar la cocina desde un criterio ergonómico partiendo de la regla del triángulo de trabajo (tres áreas escenciales: fregadero, frigorífico y encimera). Logramos mucho más espacio y como resultado tenemos la posibilidad de amueblar la cocina con mucho más muebles, los mostradores son mucho más largos y contamos mucho más sitios libres para almacenar alimentos y complementos. Los mostradores se tienen la posibilidad de emplear a múltiples escenarios de altura amoldados a las ocupaciones que efectuamos en la cocina. Asimismo tenemos la posibilidad de dejarnos llevar decorando nuestros interiores: es preferible si la vivienda es estilísticamente congruente, pero si todos y cada uno de los pobladores tienen distintas opciones estéticas, va a ser mucho más simple conseguir un deber en interiores cerrados. En un caso así, los distintos estilos no van a crear una desarmonía tan aparente.

Cocina clausurada – desventajas

La cocina clausurada necesita mucho más espacio que la cocina abierta y asimismo es mucho más bien difícil localizar resoluciones de moblaje atrayentes; muy de forma frecuente no poseemos suficientes m2 libres para una isla o una mesa grande. Los espacios separados por una pared siempre y en todo momento semejan mucho más pequeños que los que están libres. En las cocinas de este género debemos tomar en consideración el sitio para tomar comidas veloces, la comunicación entre la cocina y la mesa grande se regresa mucho más bien difícil por el paso ajustado o la puerta clausurada. La ventana, que va a tener la función de canjear el aire y llevar a cabo mucho más radiante la cocina, es importante en este género de entornos. Desgraciadamente, la persona que cocina continúa separada del resto de pobladores de la vivienda y no participa de la vida familiar en la preparación de las comidas.

Cocina relativamente abierta: ¿un deber?

Para esos que no tienen la posibilidad de elegir cuál de ámbas resoluciones escoger, una opción alternativa atrayente podría ser una cocina medianamente abierta, esto es, separada de la salón de estar pero no totalmente. La isla o península, aparte de dividir visualmente la cocina y el salón, tiene la posibilidad de tener funcionalidades realmente útiles. Esta clase de módulos tienen la posibilidad de integrar el fregadero o accionar como área de acompañamiento para la preparación de alimentos. Otra solución podría ser la puerta de corredera que tenemos la posibilidad de cerrar en una situación de urgencia, no obstante es requisito vaticinar el montaje de este elemento, ahora en el instante de diseñar la vivienda, en tanto que necesita un espacio particular en la pared. Un procedimiento mucho más simple es el tabique móvil inteligente con apariencia de biombo, sillón enorme o estatua que asimismo va a ser un fuerte acento ornamental. Además de esto, las diferentes zonas se tienen la posibilidad de señalar con distintas colores: al decantarse por la cocina amueblada en tonos neutros y la salón de estar inmersa en colores intensos, tenemos la posibilidad de redirigir la mirada de los huéspedes hacia la salón de estar. Al diseñar la vivienda, merece la pena seleccionar un espacio particular para la cocina, puede posicionarse fuera del eje primordial de la salón de estar, aun si está abierta, su interior no va a ser aparente desde la salón de estar.

Deja una respuesta