Accesorios imprescindibles para decorar el salón

El salón es la estancia primordial de la cualquier casa y seguramente deseas que el tuyo derroche buen gusto y resulte completamente agradable. Para conseguirlo, el misterio está en adivinar con los complementos correctos, que den ese toque único personal, sin sobrecargar. Revela nuestros indispensables y adáptalos a tu estilo.

El sofá, la mesa comedor y sus sillas, el importante mueble para la televisión… son varios de los elementos básicos de cualquier salón, pero para llevar a cabo de esta habitación un espacio interesante, donde, quizás, se reúna toda la familia o pases una tarde con amigos, precisas algo mucho más. Son los pequeños datos los que hacen único un espacio. No tiene que ver con atestar tu salón de cuadros, fotografías, espéculos y un sinfín de cosas mucho más que, a veces, no dan el resultado aguardado. Unos complementos básicos, bien pensados y ubicados donde tienen que, van a hacer que tu salón se vea especial y como tú deseas.

Anota ciertas ideas

• Los textiles. Son básicos para otorgar un ámbito caluroso y confortable. Tómate tu tiempo en localizar las cortinas ideales, aquellas que decoren pero sin restar iluminación, esto es, utilizando al límite la luz natural. Es posible que te venga bien únicamente un visillo, o mejor unos estores… Los cojines asimismo son un accesorio perfecto para poner una nota de color si los combinas bien con el sofá y con el resto de elementos. Coloca los justos, sin excederte en el número. Bastantes cojines tienen la posibilidad de ser algo agobiante. Para finalizar, una alfombra no puede faltar. Con ella puedes dividir el espacio salón- comedor y ofrecerle el estilo que tu salón precisa: bohemio, rústico, tradicional, moderno, vintage…

• La mesa baja. Se encuentra dentro de los elementos importante y no vale alguno. Escoge su tamaño dependiendo del espacio libre. Una bastante grande o pequeña rompería la estabilidad del grupo y estropearía cualquier intento de poder un salón adornado con felicidad.

• La luz. Piensa en el ámbito que deseas hacer y buscas las lámparas, focos o apliques que cumplan la función que tú quieres. Por norma general, el salón debe tener una iluminación polivalente, que te deje tanto gozar de una luz fuerte que dé claridad total, como de una satisfactorio y también intencionada penumbra. Una lámpara parado, que ilumine una esquina, un foco que apunte justo a un aspecto como un cuadro, una figura o unas fotos. Las lámparas socorrieres dejan multitud de opciones para hacer diferentes entornos. Dales la relevancia que meritan.

• Un toque natural. Dejar ingresar la naturaleza a tu salón siempre y en todo momento es una gran idea. Un centro de mesa con flores secas, una planta de interior que alegre esa esquina, un cesto de rafia como revistero… complementos fáciles que dan geniales desenlaces.

• Mesas socorrieres y estanterías. Solo las justas, a fin de que no hagan que tu pared “desaparezca”. Según el estilo que escojas, unas baldas en madera (clásico) o en espectaculares colores (para un toque audaz) a juego con alguna ejerce mesa que no ocupe bastante espacio, siempre y en todo momento te van a venir bien para poner algún aspecto que pienses que ha de estar en ese espacio, siempre y en todo momento particular, que es el salón.

Deja una respuesta